Cuando Francia censuró a Kubrick

Corría el año 1957 cuando se estrenó la película Paths of Glory, dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Kirk Douglas. La historia cuenta el ataque suicida de las tropas francesas en la colina de las hormigas durante la Primera Guerra Mundial. Debido al desastre que supuso, se buscan responsables al fracaso de los franceses. El general Mireau (George Macready), uno de los responsables del fracaso de la misión, ordena castigar a tres soldados elegidos aleatoriamente con la pena de muerte por fusilamiento.

Decir que esta película está basada en hechos reales.  En la primera guerra mundial el ejército francés fusilo a cuatro soldados franceses por insubordinación. Los fusilamientos fueron declarados improcedentes, y en 1934 los soldados fueron rehabilitados (se entiende que póstumo). En 1934, tras haber reclamado las familias, dos de ellas recibieron un franco de compensación y nada para las otras dos familias.

Ahora vamos con los problemas de la cinta con Francia. El carácter antibelicista de la película y la forma de contar la historia (mostrando la realidad descarnada y terrible de la guerra), donde se usa la muerte de seres humanos para poder satisfacer ambiciones personales y ascensos en la jerarquía de mando, hizo que la película fuera muy incómoda. En Estado Unidos se estrenó sin ningún tipo de problemas. A pesar de la humilde recaudación, obtuvo muy buenas críticas y hoy en día es una película de culto. Los problemas surgieron cuando la cinta cruzó el charco. En 1958, en la proyección que tuvo lugar en Bruselas, se desencadenaron importantes incidentes por presiones de las autoridades francesas y de las asociaciones de excombatientes franco-belgas, que no toleraban la imagen con la que se había tratado a su ejército. Las presiones del consulado francés consiguieron que se suspendiese la proyección de la película, encendiendo a su vez las protestas antimilitaristas (nunca llueve a gusto de todos).

Las presiones del gobierno francés dieron sus frutos en forma de cambios realizados por la United Artist. Para que se pudiera proyectar la cinta, se tuvo que introducir una nota explicativa al inicio de la película, además del himno de la Marsellesa tanto al inicio como al final. Con esto, la cinta volvió a proyectarse en Bruselas. Suiza, sin embargo, prohibió su proyección y la United Artist (debido a las continuas presiones francesas) no se atrevió a presentar el film hasta 1972. Finalmente fue estrenada en 1975. En España se estrenó en 1986, debido a que la crítica a la actividad bélica que defiende el film de Kubrick no casaba mucho con el régimen dictatorial de Franco.

Decir que no fue el único país que censuro al polémico y genial director neoyorquino.

Les dejo con el trailer: