Sitges 2019: The Lighthouse: El onirismo de la sala oscura

The Lighthouse
[Sin spoilers] Robert Eggers, director de la prometedora The Witch, nos sumerge en un mundo casi onírico propio del cine expresionista alemán de los años 20 con The Lighthouse, la mejor película de Sitges 2019. 

Hasta el lunes en el que acudí a esta accidentada (recordad esto) proyección, el Festival de Sitges estaba siendo más que cuestionable. De todas las películas que había visto, tan solo Ventajas de viajar en tren había despertado en mí cierto entusiasmo. La premisa de The Lighthouse invitaba a la curiosidad, pero jamás me habría imaginado encontrarme algo así.

Dirigida por el prometedor Robert Eggers, director de The Witch, película que inauguró el Festival de Sitges 2015, The Lighthouse es la mayor obra de arte visual del año. Filmada en un sucio blanco y negro, esta obra es la consagración definitiva de Robert Pattinson como uno de los grandes actores de su generación. El titánico duelo interpretativo que comparte con Willem Dafoe es la gran baza de una película que está llamada (si el mundo es justo) a ser una de las protagonistas de las próximas ceremonias de premios.

La horripilante belleza visual de las oníricas escenas que vemos a lo largo del metraje dota de tremenda personalidad a una obra que evoca al cine primerizo de David Lynch. Uno se pierde en las cautivadoras imágenes que propone un director que se revela como uno de los grandes autores de terror de la década. Uno acude a un cine con la esperanza de ver algo diferente e impactante, y The Lighthouse cumple con creces ese cometido.

The Lighthouse

Ahora toca hacer un breve paréntesis para exponer un fallo inadmisible para un festival de este calibre. Hasta seis veces durante la proyección, una capa verdosa nublaba la pantalla, antecedida de un breve apagón que, a la tercera, despertó los silbidos de un público molesto que vio cómo su experiencia se veía interrumpida por un error imperdonable. A mitad de la película, definitivamente se apagó la pantalla y una voz pedía disculpas y aseguraba que estaban trabajando para resolver esos errores.

Me parece surrealista que un festival que se jacta de ser uno de los más importantes del mundo (y lo es) cometa el único fallo que no tiene perdón dentro de una sala de cine. Por lo que veo, este incidente ha pasado muy desapercibido y nadie se ha quejado. Hay que aspirar a la excelencia siempre que uno ofrece una proyección, y algo así debe ser inmediatamente excusado y arreglado para que no vuelva a pasar.

Sitges 2019: The Lodge: Volver al mundo real

Volviendo a la película, The Lighthouse es la gran película del Festival de Sitges 2019 y sigue la tradición de obras maestras proyectadas en los lunes del festival (Brawl in Cell Block 99 y The House that Jack Built son buena muestra de ello). Esperemos que la Academia se desquite definitivamente de sus prejuicios contra el cine de género y premien la magistral rareza del mundo que nos propone Eggers.

Ferran Alcocer Gómez

Ferran Alcocer Gómez

Cinéfilo incondicional. Nolanista, Zimmerista y purista. 8 años llenos de pasión, amor y respeto hacia el cine. Sé distinguir entre cine y streaming.