Series poco valoradas: Carnivale

Si hay una serie que sigue sin tener el aprecio por parte del público que debería, esa es Carnivale. La serie creada por Daniel Knauf fue demasiado para una cadena capaz de producir auténticas joyas. Esa cadena en cuestión no es otra que HBO, productora de éxitos como Los SopranoThe Wire.

Si empecé a ver Carnivale fue por pura casualidad, en una de estas nuevas aplicaciones de streaming. Tenía ganas de ver algo diferente pero antes quería informarme bien. Buscando información, me encontré con una reseña de Carlos Boyero -crítico de cine del diario El País– en la cual decía que esta serie le había provocado pesadillas (y si a Carlos Boyero le causó tal sensación pues habría que verla).

Lo primero que te viene a la mente es que Carnivale cuenta con un ritmo pausado, plagado de detalles. El argumento se centra en un circo ambulante que, cual La Parada de los Monstruos (Tod Browning, 1932), conforman un vaudeville muy interesante que atraviesa el sur de Estados Unidos en plena Gran Depresión. A ellos se une un joven huérfano llamado Ben Hawkins (Nick Stahl). El joven tiene un poder curativo que lo asusta y sueña con un mundo donde en lugar de pobreza haya bienestar. Por otro lado se encuentra el Padre Justin (Clancy Brown), pastor metodista que vive plácidamente en California, que empieza a tener visiones. Los caminos de ambos, Ben y Justin, se cruzarán inevitablemente.

El Padre Justin (Clancy Brown) y Ben Hawkins (Nick Stahl)
El Padre Justin (Clancy Brown) y Ben Hawkins (Nick Stahl)

La historia es muy pausada (¿lo he dicho antes?), donde llama la atención lo realista del escenario, mostrando a una decadente Norteamérica pero impregnando el ambiente de magia y misterio. El guión evita caer en rodeos inútiles que alarguen más de lo necesario la trama y la música encaja perfectamente como elemento indispensable en cada escena. A pesar de la lentitud, todo va carburando a la perfección y nada sobra. También sabe mostrar ese ambiente religioso y supersticioso que existe en ciertos lugares del sur de Estados Unidos y que choca contra el libertinaje del circo ambulante, lo que crea una confrontación entre los dos mundos.

En cuanto al reparto, hay que decir que los personajes están muy bien construidos y que despertarán el interés de un espectador que puede llegar a sobrecogerse con alguna de estas historias. Aunque el más destacado es un brillante Clancy Brown en el papel del Padre Justin, absolutamente acongojante.

El enano Samson (Michael J. Anderson) y el resto de feriantes
El enano Samson (Michael J. Anderson) y el resto de feriantes

Qué más decir de una serie que no tuvo la aceptación que merecía y que pasó a mejor vida sin concluir su historia. Carnivale consta de dos temporadas (doce episodios cada una) en las que las tramas se van expandiendo y formando una madeja que difícilmente deja indiferente a los espectadores. Una lucha entre el bien el mal que decidirá el destino del mundo. Debido a los gastos (la serie contaba con un elevadísimo presupuesto)  y el poco éxito entre el público, HBO decidió retirarla de su parrilla. Aún así, sería muy injusto no verla y más teniendo en cuenta todo lo que esta historia ofrece.