Nunca me abandones (2010): La ética del progreso

nunca me abandones
[SIN SPOILERS] Nunca me abandones, adaptación de la novela de Kazuo Ishiguro, dirigida por Mark Romanek y protagonizada por Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley. Cuenta con un guión de Alex Garland.

Nunca me abandones nos relata la vida de Ruth, Kathy y Tommy y sus intrincadas relaciones de a lo largo de los años. Así, descubriremos el verdadero motivo de su existencia y el terrible efecto que esto causa en sus vidas y relaciones personales.

Antes de nada, quiero decir que no estoy familiarizado con la  novela que adapta. Por tanto, al desconocer su fidelidad al material de origen, solo analizaré la cinta en sí y no su valor como adaptación.

La relación del trío protagonista es sin duda otro de los aspectos fundamentales de la película. Y es que, esta atrapa al espectador, pues resulta verdaderamente atractivo observar cómo esta se va desarrollando a lo largo de los años, así como el discurrir de la vida de cada uno de ellos. En cierto modo, esta relación compone el núcleo central del film ya que la historia se centra claramente en la vida de estos tres personajes. Pero, por otra parte, también puede significar una simple excusa para proponer un debate a la audiencia e invitar a la reflexión sobre la moralidad de lo que se nos cuenta.

Resultado de imagen de never let me go kathy

Por su parte, las interpretaciones están perfectamente cubiertas, los tres realizan un gran trabajo y encajan correctamente en sus personajes. En este punto, hay que destacar especialmente la figura de Carey Mulligan, quién realiza una actuación realmente notable y cuyo personaje soporta todo el peso de la trama. Mulligan dota a la protagonista de gran expresividad, transmitiendo pura humanidad y conectando con el espectador.

El Alienista renueva para una segunda temporada

En lo técnico, reluce la fotografía, que corre a cargo de Adam Kimmel y nos otorga imágenes absolutamente poderosas. Apoya a la perfección la frialdad de su narrativa y posee una gran fuerza evocadora. Asimismo, la banda sonora de Rachel Portman comparte esta capacidad evocativa y transmite pura melancolía y desolación a la par que nos hace reflexionar. Se puede decir que los momentos en los que desaparece el dialogo y cobran fuerza la imagen y la música son de lo mejor de la película.

Resultado de imagen de nunca me abandones

Para ir terminando, se ha de mencionar el discurso ideológico del film y la forma en la que este es presentado. La trama nos sitúa en un mundo ficticio en el que el desarrollo científico se ha adelantado considerablemente a la par que la ética se está viendo deteriorada por el incansable afán del progreso. La cinta plantea estos conflictos de forma sutil y elegante dejándonos pensar al respecto. Es reseñable la desolación y crudeza que transmite la cinta a través de una gran belleza visual, pura poesía.

En conclusión, Nunca me abandones es un producto realmente satisfactorio que se desenvuelve bien en la mezcla de drama, romance y ciencia-ficción. Por tanto, es una distopía completamente diferente, en la que destacan sus protagonistas, su logrado apartado técnico y el rico dilema ético que propone.

Nota: 8

Lo mejor: Los personajes y sus relaciones, el apartado visual y la banda sonora.

Lo peor: Que su frialdad pueda llegar a conseguir que no conectes con ella.