Repasamos las mejores interpretaciones de Sean Penn

Sean Penn
En este pequeño artículo os traigo las mejores actuaciones, de quien ha sido uno de los mejores actores de la generación de los 80s. En muchas de sus actuaciones, y donde podremos encontrar verdaderas joyas en bruto.

Hay ciertas certezas que nadie se ha atrevido a cuestionar. Como una de las presentes, y es que sabemos que Sean Penn ha sido uno de los mejores de su generación por no decir el mejor. Quien ha demostrado gigantes interpretaciones. Quien te se asegura que al ver una película donde él tenga un papel no estas desaprovechando el dinero invertido en la entrada. Sabemos que últimamente no termina de encontrar una película a su altura y ha tenido algunos momentos irregulares en su carrera, algo de lo que no hemos venido a llevar la contraria. Penn es una bestia absoluta, avezado en desaparecer en unos de sus personajes, de emocionar desde la delicadeza y sorprender desde el exceso, garantía de que viendo la película merecerá la pena. Aunque solamente sea él.

Intentar resumir su trayectoria en ocho papeles es una tarea bastante ardua, esto nos permite comprobar la cantidad de trabajos notables que lleva tras sus espaldas. La gran mayoría de veces se le ha visto de tipo duro, pero también ha sido un marginado e incomprendido, siendo seres solitarios que no cesan su empeño de encontrar su lugar en el mundo, renunciando la gran mayoría de veces al típico desenlace feliz made in Hollywood.

Peen ganador de dos Oscar, quien ha demostrado estar inspirado tan delante como detrás de las cámaras, interesante en sus entrevistas, comprometido con la sociedad y razonables con sus decisiones artísticas, cuando estuvo más cerca del suicido que de la gloria. Aquí tenemos sus ocho interpretaciones que valen sus status de leyenda. Sean Peen en estado puro.

Mystic River (2003)

En 2003, Clint Eastwood, quien ya había filmado obras maestras del tamaño de Sin PerdónUn mundo perfecto o Los puentes de Madison, confirmado su clásico contemporáneo con dos dramas áridos y magistrales: Mystic River y Million Dollar Baby. La primera de ellas una magnifica adaptación de la novela escrita por Dennis Lehane, Eastwood con la ayuda de un reparto estupendo e inspirado, puso el broche a un thiller de matrícula de honor que contaba con el personaje y la interpretación de Sean Peen su punto más fuere.

Penn supo manejar a la perfección el personaje quien demostró una evolución, que marca un ritmo y un tono en toda la película, supo demostrar ser la fuerza de la naturaleza capaz de horrorizar con un simple gesto, de hacer trizas un corazón con tan solo un grito y de hacernos comprender, cada decisión que tomo, aunque no la consideramos la más correcta. Trabajo que le valió su primer Oscar.

1
Mystic River (Clint Eastwood,2003)

 Milk (2008)

Cinco años más tarde, segunda estatuilla. Esta vez metido en el papel de Harvey Milk, en el que cuestión de pocos segundos, vemos al actor y al personaje como se funden en uno solo. Donde acabas por olvidar una actuación cuando se trata de la historia de un personaje homosexual, donde podría convertirse en un festival de tics y gestos insoportables muy comunes al tratarse de la historia de una persona homosexual, pero para observar a una persona protagonizar una de esas historias es necesario conocer en profundidad la historia que hay detrás. Milk irradia toda la ternura que cabe en una gran pantalla, te lo crees, le acompañas en sus viajes y, quedas absorto, por su vida y su obra. Una interpretación a la altura que nos tiene acostumbrado.

2
Mi nombre es Harvey Milk (Gus Van Sant, 2008)

21 gramos (2003)

Alejandro González Iñárritu a cargado de la filmación de 21 gramos cuyo director no se llevó ninguna estatuilla por este filme si no que se lo llevo años más tarde con la película Birdman que fue premiada como Mejor Película, dio mucho que hablar por ser casi toda la película un solo plano secuencia algo que llamo mucho la atención. Una de las primeras películas que incorporar este plano fue Sed de mal una película de Orson Wells del año 1958, una de los mejores y más celebres planos secuencia de la historia del cine. En este filme se entrelazan las historias de Penn, Naomi Watts (Lo imposible) y Benicio del Toro (Sospechosos habituales), papeles en los cuales de dejaban el cuerpo y el alma, sacando de dentro lo peor de ellos y asfixiando al espectador a través de su soledad, sus miedos y sus miserias. Tres interpretaciones que aumentaban la intensidad y el valor de este drama sobresaliente.

21 gramos (Alejandro González Iñárritu, 2003)
21 gramos (Alejandro González Iñárritu, 2003)

  Yo soy Sam (2001)

Hay ciertos elementos que a veces no hacen perder la objetividad, cuando la conexión emocional nos llega hacer perder nuestra sensatez y dejamos a un lado nuestro análisis puramente cinematográfico. Ya sea por una banda sonora bien elegida, sea por una Dakota Fanning (El fuego de la venganza) una niña que apareció en la gran pantalla y se llevó un trocito de nuestro corazón en cada actuación, una niña prodigio que en esta película nos hace débiles al lacrimal, por un Penn que ofrece un auténtico recital en el papel de un padre discapacitado que lucha por hacerse carga de su hija con tan sola la ayuda de su vecina (Michelle Pfeiffer, Mentes peligrosas). Una de las cosas que puede pecar este filme es por que roza muy peligrosamente al melodrama televisivo, pero es una película que quiere que te identifiques con sus personajes, que cantes sus canciones, que llores. Llena de trampas, sí, pero plenamente efectivas.

Yo soy Sam (Jessie Nelson, 2001)
Yo soy Sam (Jessie Nelson, 2001)

 Pena de muerte (1995)

Pena de muerte es uno de eso filme que te deja K.O. No tienes oportunidad. Lo bueno, es que esta vez lo hace sin truco alguno ni con los recursos facilones de turno, solamente funciona la sobriedad y elegancia, contundencia y respeto, inteligencia y talento. Todo en ella funciona ya sea por la dirección de Tim Robbins (Abajo el telón), hasta, por supuesto, las interpretaciones de Susan Sarandon (Thelma & Louise) y Sean Penn, dos pesos pesados donde la química entre ellos juega un gran papel que honda hasta los huesos. El alegato contra la pena de muerte que se narra en el filme está basado en hechos reales, sin caer en los tópicos y en los panfletos gratuitos y demagógicos. Donde se refleja de verdad, la dureza y tristeza en ella. Todo lo dicen sus miradas, cuando en ocasiones una mirada vale más que mil palabras. 

5
Pena de muerte (Tim Robbins, 1995)

 Atrapado por su pasado (Carlito’s Way, 1993)

Cuando se habla de Atrapado por su pasado (Carlito’s Way), se destacan dos sus elementos: Al Pacino, su protagonista, y Brian de Palma, su director. Teniendo todo el sentido del mundo, ya que los trabajos por parte de los dos son deslumbrantes, pero también convendría recalcar el papel de Sean Penn. Sin lugar a dudas, su actuación alcanza el nivel de ellos. Por una parte tenemos que hablar de una caracterización algo excesiva pero totalmente imprescindible, Penn consigue radiar la fuerza de un huracán, siembre bailando por la cuerda floja, ante un papel que muchos hubieran templado por llevar acabo su interpretación. En definitiva, un autenticó peso pesado.

Atrapado por su pasado (Brian de Palma, 1993)
Atrapado por su pasado (Brian de Palma, 1993)

 Acordes y desacuerdos (1999)

La unión de estas dos personalidades como son Sean Penn y Woody Allen puede sonar un tanto extraño pero sumamente atractiva. El responsable de la unión de unos de los mejores actores del mundo y uno de los directores más esenciales en la historia del cine, fue Emmet Ray, guitarrista de Jazz que lo convirtió en uno de los mejores lenguajes posibles. Acordes y desacuerdos fue una de las comedias románticas de Allen más redonda e infravalorada. Dos seres totalmente solitarios, que necesitan elementos externos para expresar lo que de verdad sienten, que están en el corazón de un genio neoyorquino y un actor indomable.

7
Acordes y desacuerdos (Woody Allen,1999)

Corazones de hierro (1989)

Esta fue la película con la que muchos descubrimos a Sean Penn ese tipo de filme que el tiempo lo pone en el lugar que corresponde. Una de las obras con más renombre de un cineasta como Brian de Palma, uno de los pocos directores que intenta explicar las razones que relacionan a Penn con los términos de grandeza. Una historia bélica donde se encuentra Michael J.Fox (Regreso al futuro) en un duelo interpretativo contra Penn. Fox encarnaba la inocencia, el miedo y la inseguridad, mientras Penn representaba la brutalidad, el horror, las llamaras interiores y exteriores. Ambos cumplieron con el objetivo, a la hora de la verdad, se quedó anclada en nuestra memoria aquel gesto perdido de un joven Penn, que ya mostraba el monstruo interpretativo que llevaba dentro. Un talento innato, que desde entonces, no permito ni un solo respiro en los trabajos menores de su carera.

8
Corazones de hierro (Brian de Palma, 1989)
Rubén V. García

Rubén V. García

Estudiante de Telecomunicaciones, que le encanta el mundo del cine conservador, curioso y con muchas ganas de aprender. Aprendiendo poco a poco del mundo de los audiovisuales en modo autodidacta.