Fernando Trueba y el ego del cine español

Fernando Trueba
Fernando Trueba dejó atónitos a muchos de los presentes el otro día con unas explosivas declaraciones en la recogida de un premio que se le otorgaba.

»Nunca me he sentido español». Estas fueron las palabras de Fernando Trueba al recoger el Premio Nacional de Cine valorado en 30.000 € (del heraldo público, por cierto) y que entrego el ministro de ciencia, cultura y deportes. Días después parece ser que hizo un comentario que los españoles han malinterpretado, al pobre no se le entienden sus ingeniosos comentarios. Sinceramente, este ente de inteligencia superior capaz de crear obras maestras de una cultura sobresaliente no merece vivir en un país de catetos tan retrasados como es España. Ni él ni los demás artistas nacidos en una tierra tan hostil para la cultura cinematográfica. Quizás por eso reniegue de sus raíces, porque con las grandes películas que realiza, la gente prefiera perder el tiempo con el cine o series americanas.

El cine español es maltratado constantemente por un gobierno dictatorial y por un pueblo que no agradece la grandeza del arte que nos ofrecen. Se esta recortando demasiado en este sector, cuna de sabiduría, mientras recortan menos en sanidad y educación (cosas no tan necesarias como una película del insigne Almodovar).

Ahora más de un cateto de a pie se quejara también del canon que exigen la academia de cine a las conexiones a internet. No se dan cuenta que pagando lo que vale un café pueden salvar esta industria de sabios y auténticos patriotas que llevan la marca España allende los mares.

En resumidas cuentas, el ciudadano español es tonto de remate en cuanto al cine español se refiere, tontos porque de sus bolsillos sale el dinero para que la industria del cine siga funcionando. Para dar de comer a tanto desagradecido.

Posdata: Ya que no se siente español, que devuelva esos treinta mil euros al heraldo público y de paso todas esas subvenciones que ha recogido del estado en todos los años de su carrera.

Posdata 2: Por suerte hay un poco de buen cine en España, la pena es el poco.