Escenas míticas que no sabías que son fruto de la improvisación Vol.3

improvisación
¡Extra! ¡Extra! Hoy Noticias en Serie te trae la tercera, pero no sabemos si última entrega de «Escenas míticas que no sabías que son fruto de la improvisación».

Según la RAE, la improvisación se define como:

1. f. Acción y efecto de improvisar.

2. f. Obra o composición improvisada.

3. f. p. us. Medra rápida, por lo común inmerecida, en la carrera o en la fortuna de alguien.

En el séptimo arte, por suerte contamos con más de una estrella, que es un artista en este ámbito y así nos ha quedado para la posteridad en numerosos fotogramas, sin más empezamos con la tercera entrega. Y os recuerdo, si sabéis de alguna otra de estas joyitas, comentad.

Escenas míticas que no sabías que son fruto de la improvisación Vol.1

Escenas míticas que no sabías que son fruto de la improvisación Vol.2

El Club de la Lucha

Esta es una de esas situaciones en las que una improvisación llevaba a otra, y al final la escena simplemente fue sublime. Originalmente, la escena donde Brad Pitt pide que le golpeen no terminaba con Edward Norton accediendo a los deseos de éste. Antes de grabar la secuencia, el director, David Fincher, se acercó a Norton y le dijo que le arrease sin que Brad Pitt lo supiese. El inesperado cambio de planes terminó con Pitt improvisando el famoso: «Me pegaste en la oreja» y un posterior puñetazo de vuelta a Norton, que tampoco estaba en el guión.

La Chaqueta Metálica

Si algo caracteriza al clásico de Stanley Kubrick es el instructor de entrenamiento Hartman, interpretado por R. Lee Ermey, quien realmente era instructor militar en la vida real. Su labor, en un principio, era adoctrinar al actor que haría de instructor… hasta que se grabó en el papel frente a un grupo de extras que querían participar en la película. R.Lee Ermey daba tan bien el perfil, que no quedó otra que contratarle para interpretar el papel. La película, contenía 15 minutos de metraje en los que únicamente habían insultos. El mismo Kubrick estimaba que el 50% de las líneas del instructor Hartman eran improvisadas.

Virgen a los 40

Viendo la frondosidad del vello del actor protagonsita, Steve Carell, uno puede pensar que en caracterización hicieron un gran trabajo, pero no.

Antes de grabar la escena, que posiblemente sea una de las mas desternillantes de la cinta el actor declaró:

“Dicen que va a doler mucho, pero no lo creo. Creo que será fácil”

Claramente las reacciones de Carell no estaban en el guión, y esa cara de dolor si no es fruto de la improvisación, es digna de un Oscar.

La Naranja Mecánica

Y aquí va otra de Kubric, al que no le costaba nada pedir una improvisación a su elenco. Tras tres días grabando la escena más importante de la película, había algo que al director no acababa de convencerle, y es que se debatía entre que la escena fuese muda o no. Todo lo que probaban no acababa de agradar, hasta que al final Kubrick le preguntó al actor que encarnaba a Alex DeLarge: Malcolm McDowell si podía cantar, a lo que el actor respondió:

«Sólo sé una canción”

El resultado fue el siguiente:

Django desencadenado

Un actor que no podía faltar en nuestra recopilación es el star-movie Leoanrdo DiCaprio. El talento del intérprete es innegable, y el compromiso con todos sus personajes máximo, como ya vimos en El Renacido. Pues bien, esa no era la primera vez en la que DiCaprio se dejaba la piel, antes lo hizo con el personaje de Calvin Candie. En una de las secuencias de la película, se revela contra sus invitados y rompe una copa, lo que provoca una hemorragia en la mano del actor; ésto no impide que el actor siga en el papel si no que además le sirve como recurso para dotar la escena de mayor dramatismo.