Descontento en Disney con Rogue One: A Star Wars Story

Rogue One
Tras el primer visionado de Rogue One, los ejecutivos de la compañía obligan al director, Gareth Edwards,  la vuelta al estudio para grabar más material.

Rogue One: A Star Wars Story pretendía ser el primero de los tres spin-off de la serie que amplía la emblemática saga de George Lucas, y que se estrena este mismo mes de diciembre. En ella, se cuenta la historia de cómo el arma más poderosa de la galaxia creada por el Imperio Galáctico, la Estrella de la Muerte, se ve amenaza por un grupo de rebeldes, quienes pretenden destruirla antes de que se ponga en marcha.

Rogue One

Pero han surgido problemas nada más terminar el rodaje. Según Page Six, el primer montaje del filme no ha gustado a varios de los ejecutivos de la compañía. Al parecer, los responsables critican que es demasiado seria, que necesita algo más de humor y que ligue mejor con el resto de las películas de la saga. Disney quiere que Rogue One tenga el éxito que Star Wars: El despertar de la fuerza consiguió el año pasado, y así lo ha declarado uno de los directivos:
«Después de El Despertar de la Fuerza hay un nivel increíblemente alto para esta película y tenemos la responsabilidad, con la saga y con los fans, de entregar la mejor película que podamos».

Aunque ya existe un adelanto del spin-off, Gareth Edwards tendrá cuatro semanas más de rodaje para material adicional y complacer así las demandas de Disney.