Comunicado de Miren Gaztañaga tras la polémica por El Guardián Invisible

La actriz Miren Gaztañaga ha emitido un comunicado intentando echar agua al enorme fuego levantado en las redes sociales a raíz de su aparición en el programa de la televisión vasca ETB en su programa Euskalduna naiz, eta zu?’ (Soy vasco, ¿y tú?).

No es objetivo de esta web ni de este redactor entrar en valoraciones de identidades nacionales, independencias, si son más guapos en esta región que en otra ni si son más listos o hablan mejor o peor en aquel o en este sitio.

Miren Gaztañaga hizo una entrevista en un programa, de humor o no, en el que hablaba de lo que opinaba de diversos temas entre ellos España, los españoles, el himno de España o la camiseta de la selección española de fútbol.

Como todo el mundo ya sabrá este vídeo ha válido para una “lapidación” en las redes sociales a la propia actriz y una iniciativa de boicot a la película El Guardian Invisible (Fernando González Molina, 2017) para que no se vaya al cine a verla, incluso haciendo un spoiler del final de la cinta en las redes sociales.

Las productoras de la cinta ya se desmarcaron de las opiniones vertidas por Miren Gaztañaga en el programa de televisión a través de un comunicado que firmaron, además de Atresmedia Cine y Nostromo Pictures (productoras de la película), el director Fernando González Molina, la actriz protagonista Marta Etura y la propia autora de la novela en la que se basa El Guardián Invisible, Dolores Redondo.

Miren Gaztañaga

Ahora es la propia actriz quien manda un comunicado en el que, además de pedir disculpas, explica que se trataba de un programa de humor y que no expresaba pensamientos personales.

Miren Gaztañaga

Quien quiera creerse y/o aceptar las explicaciones de la actriz que lo haga. Quien no quiera hacerlo también está en su derecho.

Ahora conviene recordar que la película, a pesar del tremendo castigo que está recibiendo en las redes sociales, está obteniendo una taquilla bastante aceptable.

Hasta aquí la noticia, ahora un poco de opinión.

No voy a entrar a valorar lo que me parecen las declaraciones y el posterior comunicado de Miren Gaztañaga. Podré estar en acuerdo o desacuerdo, pero si me parece lamentable que una película, donde trabaja muchísima gente, reciba un boicot tan deleznable por la opinión personal de uno de sus participantes. Porque no es que se esté diciendo a la gente que no vaya a ver la película por los comentarios de la actriz, sino el hecho de que ya no te dejan siquiera decidir qué hacer: destripan la película, contándote el final, y da igual tu derecho de querer o no ir a verla.

Me encantan las redes sociales, especialmente twitter, y creo que son un entretenimiento y una herramienta de información muy buena, pero estos movimientos inquisitorios no puedo entenderlos en la época que vivimos.

Yo por mi parte he decidido que en cuanto pueda iré al cine a ver la película, aunque ya me hayan intentado contar el final.